Si hay algo que amo son los juegos de plataformas, desde Super Mario hasta Sonic y Crash. Creo que es el género que mejor me identifica y por ello es al que siempre vuelvo. Y ahora con el boom de Nintendo Switch, esto solo mejora gracias a la capacidad de poder llevar conmigo todos los títulos que me gustan. Pueden ser AAA, como indies, lo importante es que sean divertidos y den ganas de volver siempre. Por eso estaba muy expectante cuando llegó a mis manos Tiny Hands Adventure. Con un dinosaurio como protagonista, este título parecía tenerlo todo y ser un éxito asegurado. Pero por más optimista que trate de ser, es difícil mantenerse en ese estado cuando los problemas que encontras van más allá de si un el juego es bueno o malo.

Debe ser difícil para un Tiranosaurio Rex vivir una vida en la que sus pequeñas manecitas no son lo suficientemente largas para realizar tareas cotidianas. Algo así le pasa a nuestro protagonista Borti, quien busca una solución para este problema a través de la ayuda de un hada mágica que lo guía en su aventura por diferentes niveles. Estos paisajes serán un desafío para nuestro pequeño dinosaurio que verá la conclusión a su aventura ni bien consiga diferentes piezas de los jefes de cada mundo. Todo esto para lograr su cometido de jugar fútbol con sus amigos o cualquier otro deporte de moda. La realidad es que la historia no es mucho más profunda que esto y no lo necesita, porque la jugabilidad va primero en Tiny Hands Adventures.

Un buen asado prehistórico no se le niega a nadie.

Y si de jugabilidad hablamos, el título que cocinó Funware tiene muchos elementos extrañamente similares a otros plataformeros de la época de Playstation 1. Con Borti podremos hacernos bola y girar para conseguir velocidad, golpear con nuestra cola, saltar sobre enemigos y arrastrarnos para poder pasar por pequeños pasadizos. Tomar inspiración de otras técnicas es algo que no es ajeno a la industria. Pero a esto le sumamos otro tipo de mecánicas, como por ejemplo que nuestro protagonista acumula pedazos de carne rompiendolos de cajas de madera, las cuales también pueden contener un checkpoint, una vida o tener una carga explosiva mortal. Es incuestionable la cantidad de elementos que pertenecen a la saga Crash Bandicoot que se pueden ver en este juego. Y no solo desde un punto de vista de mecánicas jugables sino incluso visual y estructuralmente.

Luego de pasar el nivel tutorial y de hablar con el hada que nos apunta hacia donde ir, se nos da a elegir cuatro niveles para completar y uno final. Cada uno de estos niveles no sólo debe ser completado sino que también hay que conseguir un cristal (de cinco por nivel) para acceder al nivel bloqueado. Una vez conseguidos los cuatro cristales para desbloquear esta pantalla, iremos hacia una arena donde hay un Jefe que usará ataques bastante predecibles y luego de tres golpes, caerá derrotado. Y así, se repite la secuencia de volver a cuatro niveles y otro jefe. La estructura no solo pertenece al título creado por Naughty Dog sino que sus elementos para poder avanzar son exactamente iguales. Hasta tenemos el clásico nivel con la cámara enfrente del protagonista y una amenaza detrás persiguiéndolo, e incluso el puente de madera con tortugas en las tablas. Esto se repite por todo Tiny Hands y lo más triste es que ni siquiera es una buena copia.

Los saltos de Borti no son precisos, al punto que algunos de ellos equivalen a un salto de fe rogando llegar al otro lado. Los golpes que da a los enemigos rara vez estamos seguros de que funcionen porque no hay una retroalimentación para el usuario. Los puntos de colisión no son claros, y los enemigos al ser derrotados solo caen, no hacen una animación en particular ni un sonido hasta que se mueren. Al jugador se le tiene que dar cierta respuesta para asegurar que su ataque dio en el blanco. Al pegarle a un enemigo, el sonido tiene que venir del golpe mismo, no del woosh que hace la onomatopeya de la cola de Borti. En cambio, acá se reproduce la animación de herida del enemigo, y luego el sonido de que fue derrotado. Son 2 segundos que hacen la diferencia porque quedamos a la espera de saber si hay que hacer más o no.

Por otro lado, en Tiny Hands Adventure las amenazas son inexistentes. Si perdemos una vida, va a ser por culpa del diseño de nivel más que por las amenazas en el mismo. Los enemigos no persiguen a Borti, con suerte algunos se mueven en un patrón determinado y ya. Otros directamente se quedan estáticos y si perdemos es porque nosotros nos dirigimos ahí y tocamos a ese enemigo por descuido. Otro ejemplo es un nivel 2D donde Borti se ve como un personaje de historieta y el fondo es un dibujo. Los pozos con espinas están dibujados hacia arriba, y por delante hay una especie de pastos decorativos que solo tapan la visión al jugador. No quedan claro donde comienzan o terminan estos pozos porque la perspectiva no ayuda.

Donkey Kong debe andar detrás de todo esto…

Hay muchas razones por las cuales, si este juego estuviera en celulares, no molestaria. Por alguna razón sería entendible, o quizás si fuese free to play. Las fuentes que se usaron para nombrar los escenarios, la carga, o el diseño del HUD en general deja mucho que desear. Los niveles cambian de perspectiva constantemente, pero no importa que tanto se trate de disfrazar la variedad de escenarios, todos tienen la misma progresión aburrida de ir del punto A al B. Considero que en los juegos de plataforma desde estilo cada nivel tiene que ser como una canción. Se empieza despacio, para conocer el estilo, se sube el ritmo, luego el puente donde usaremos lo aprendido para llegar al clímax que es muchas veces lo mejor del nivel. Las fases de Tiny Hands Adventure se acercan más a una melodía de ascensor.

Cuando me asignaron este título estaba realmente entusiasmado. Como dijera el gran Grungecloud en esa charla, Tiny Hands Adventure tenía una onda muy Croc, o ese tipo de plataformeros de los noventa. Vi un poco de gameplay y me intereso muchísimo, pero fue una decepción toparme con algo que tiene esta falta de alma. Y el concepto en sí me encanta, un T-rex saltando sobre plataformas y yendo por escenarios interdimensionales es un concepto que da para un algo mejor de lo que resultó. Si para un próximo proyecto Funware diseña un juego con una voz propia, se lo podría juzgar desde otra perspectiva. Mientras tanto, las aventuras de Borti son otro clon de Crash de los años de Playstation 1, y ese no es el tipo de elogios que querés para tu juego.

https://www.youtube.com/watch?v=s7Uc5ktkVr4
Tiny Hands Adventure

Revisado en Nintendo
Switch
Una de las cualidades destacadas en la web de Tiny Hands Adventure es que podés descubrir cómo termina la historia. Ningún juego que cueste $17 dólares debería destacar como cualidad que podés finalizarlo.

Shovelware

Developer:
Funware
Publisher:
Blue Sunset
Games
Plataformas:
PS4, Xbox One,
PC, Switch
Lanzamiento:
10 de Agosto
2018
Gino Marcellino

Autor Gino Marcellino

Redactor. Twitter

Más notas de Gino Marcellino

Hacemos

GamePod :

SEBASTIÁN CIGARRETA

Director y Editor de Contenidos

Stream Host

    

RODRIGO VILLARRUEL

Director Creativo & Diseño

Contenidos

  

GERMÁN RAFFO

Redactor

    

RODRIGO SCARLATA

Redactor

    

IGNACIO OSTERTAG

Redactor

    

FRANCO BORGOGNA

Redactor

     

GINO MARCELLINO

Redactor

     

AXEL BOSSO

Redactor

     

LEONARDO ABOY

Desarrollo Web