Personalmente nunca estuve en contra de los remakes y ports de títulos viejos, sobretodo si tienen ya un tiempo de haber sido lanzados en el mercado. Son buenas prácticas para que encuentren un público nuevo en un mercado que está explotando con experiencias nostálgicas para el jugador. Por ejemplo, esto es algo que sucede regularmente en la industria del cine, donde un mismo film se edita en VHS, luego en DVD o Blu Ray y hoy se encuentra en diferentes plataformas digitales. Sin embargo nunca se tildó a Hollywood de refritar películas en diferentes formatos (los problemas de esta industria van por otro lado) como sí pasa con los videojuegos. Y más allá de si el relanzamiento tiene sentido o no, lo cierto es que, en buenas manos, puede ser la forma de revitalizar una franquicia que necesitaba una segunda chance para volver a ser relevante. Y es así como nos encontramos con Secret of Mana para Playstation 4 y Playstation Vita, pero con una particularidad. La versión original de este fue incluida en la colección de Snes Mini de Nintendo, por lo que está en un terreno gris cuando se trata de nuevas oportunidades. Esto puede parecer un detalle menor pero más adelante van a entender por qué lo traigo a colación.

Título:
Secret Of Mana
Plataforma(s):
PlayStation 4
Desarrolladora(s):
Square Enix
Distribuidora(s):
Square Enix
Lanzamiento:
15 de Febrero de 2017

Por lo pronto vamos de a poco, empezando por el argumento. El título nos pone en la piel de Randi, quien luego de ir a un sitio que tenía prohibido junto a dos amigos, termina extrayendo por error la espada Mana, un arma que servía de sello para retener a las fuerzas del mal y evitar que lleven al mundo a la oscuridad. Luego de ser expulsado de su aldea y guiado por Luka, la guardiana del santuario del agua, nuestro protagonista se embarca en una aventura donde deberá combatir un maligno imperio que trata de tomar posesión de una tecnología antigua para reinar el planeta. En el camino nos toparemos con Primm, una joven del reino de Pandora que está en búsqueda del joven Dyluck, personaje que cayó bajo el poder de Thanatos, el hechicero del emperador y también viajaremos con Popoi, un duendecillo con amnesia que se une al equipo con la idea de recordar de a poco quien es.

La historia en si no es nada del otro mundo, es el camino del héroe que vimos mil veces, aunque el comienzo no deja de ser un poco triste considerando que Randi debe desertar de su aldea puesto que sus vecinos no pueden dejar pasar el error que él cometió con la espada. Esto es algo que se propaga muchísimo durante la experiencia, donde es raro encontrar un reino o aldea que trate bien a nuestros protagonistas. Estamos tan acostumbrados, por lo general, a que los mundos digitales de los juegos de rol estén llenos de vida y personas alegres, más allá de la situación, que Secret of Mana por momentos nos puede dejar una sensación de desolación. Esto no pasaba con el juego en Snes pero ayuda mucho a adentrarte en este mundo y a tratar de enmendar el error que cometimos ni bien comienza la aventura.

Por otro lado, se nota que el presupuesto de esta remake no debe haber sido el más alto o no ha tenido tanta prioridad, porque por lo general las expresiones de los personajes son nulas. Tienen caras rígidas que rara vez reaccionan a lo que las voces están proyectando y es algo que podría haber sumado mucho a la hora de darle más vida a esta nueva iteración. Aun así, es un problema general del título; donde se podría haber mejorado y realzado para hacer la experiencia más memorable de lo que ya era el original, se escatimaron gastos y nos deja un remake que se queda corto por culpa de estos descuidos. Y esto solo hablando de la presentación final del juego, donde incluso algo tan simple como el suspenso de saber que la espada te está hablando al comienzo de la aventura se ve arruinado por agrandar la relación de aspecto sin tener en cuenta los detalles que originalmente estaban escondidos como parte de la narrativa de Secret of Mana.

Pero, sin duda alguna, el apartado donde más sale perjudicado Secret of Mana en comparación del original de Snes es en la jugabilidad. Nuestros personajes disponen de una serie de armas, incluida la espada Mana, las cuales subiremos de nivel con ayuda de los enanos del Ombligo de Gaia, hasta ahí vamos bien. Por otro lado, Popoi y Pimm disponen de magias de ataque y sanación que hacen del combate con los enemigos algo más estratégico. Ahora, Randi solo puede usar su artillería como forma de ataque por ser el portador de la espada, por lo cual se encuentra más limitado al comienzo hasta ir subiendo de nivel. Al usar un movimiento con las armas, nuestra estamina baja a cero y sube de a poco a 100%. Dependiendo del nivel de fuerza que tengamos al atinar a nuestros contrincantes, será la cantidad de daño que les causemos. Hasta aquí bien siguiendo el lineamiento de su versión anterior, pero el título se complica cuando llega la hora del combate en sí.

https://www.youtube.com/watch?v=t0DmTUiPlvI

Al asestar un golpe a nuestros enemigos, estos realizan una especie de animación de colisión dándonos la reacción de daño que esperamos ante el ataque. En la versión original era un estímulo rápido que no cambiaba el flujo del ritmo. Pero en el remake toma unos segundos poder atinar otro golpe al rival. Cuando los tres protagonistas, entonces, comienzan a atacar a las criaturas algunos de los golpes no van a pegar porque está la animación de caída corriendo. No es un fallo como cuando nuestro personaje erra la ofensiva y vemos un cartel que dice “Miss” o “Fallo”, sino que el juego no procesa esta colisión. Es un problema grave a la hora de poder calcular contra qué adversario ir y también afecta el ritmo de cada duelo que tengamos, sobre todo cuando se nos presenten varios monstruos en pantalla. El jugador no debería perder por culpa de un error del juego, aunque finalmente es lo que suele pasar.

Ni hablar de la inteligencia artificial, tanto los enemigos como nuestros aliados e inclusive de los habitantes del mundo. La razón por la que una nueva versión existe debería ser para mejorar los aspectos técnicos del original, pero cuando estás luchando solo contra un monstruo y tus aliados se quedan viendo desde lejos o quedan atascados detrás de una pequeña piedra, algo no funciona. Probé diferentes configuraciones para cómo deberían actuar Primm y Popoi a la hora del combate, y ninguna funcionó. La más ofensiva es la característica “atacar a otros enemigos”, diferentes a los que atacamos nosotros como jugador. Si no hay más enemigos en pantalla, nuestros compañeros se quedan quietos sin reaccionar a nada, y eso nos hace volver al menú y configurar su estrategia hasta encontrar una que funcione para ese momento. Esto se podría haber solucionado con un comportamiento que le otorgue a ellos la capacidad de entender cuantos rivales hay en pantalla y qué hacer cuando X cantidad se resuelve o quien esta atacando a quien. Ni hablar los personajes secundarios que se quedan mirando paredes hasta que les hablamos.

Se que muchos estarán preguntándose qué pasa con la música, considerando que la original es un clásico atemporal. Algunos de los remakes orquestales y de sintetizador que hay en el juego están muy bien y le hacen justicia a la franquicia, pero algo en la misma tampoco funciona. Puede ser el hecho de que suena todo el tiempo en vez de buscar que momentos dejar en suspenso y cuales musicalizar, o quizás sea que la versión de Snes sigue siendo muy superior. Y lo que pasa con el apartado gráfico es algo que tocamos antes, si bien desde el arte es interesante ver cómo fue traído a la actualidad para darle un enfoque similar al arte conceptual, también es cierto que se queda a mitad de camino sin animar las expresiones de los personajes o hacer más atractivos algunos enemigos. Lo mejor que hay en materia artística es que el mapa del mundo fue realizado con los sprites de Super Nintendo, trayendo toda la nostalgia para los fanáticos.

Comparé mucho este remake con la de Snes por una razón. Como dije antes, el juego fue incluido en la Snes Mini, consola que vendió muchas unidades por lo que encontrar una copia oficial de Secret of Mana no es difícil. Y fue inevitable ver que, luego de jugar la versión HD, el original se mantiene mucho mejor de lo que podrá llegar a perdurar este refrito. Para aquellos ajenos a la franquicia, se van a encontrar con un buen JRPG, que más allá de sus fallos es bastante entretenido, con momentos de humor y de tristeza. Al comienzo el viaje de Randi es duro pero ni bien se abre el mapa a un mundo mucho más grande, y estando acompañados de personajes tan pintorescos como Primm y Popoi, la aventura se vuelve mucho más épica. Es un título que también podremos disfrutar en cooperativo con dos amigos lo cual remedia muchos de los problemas de la inteligencia artificial. Realmente no tiene desperdicio pero si están al tanto de lo que es su primera iteración, el remake no es más que, como su nueva música, un cover de un muy buen tema.

Secret of Mana
PlayStation 4

Una oportunidad desperdiciada.

Chance perdida de explotar las cualidades de un clásico del género. Secret of Mana merecía ser mucho más que un remake hecho a las apuradas para aprovechar el nombre de la franquicia. No deja de ser divertido y recomendable, pero las aventuras de Randi tenían el potencial de ser el comienzo de nueva vida para la franquicia.

.

6.5

REFRITO

Gino Marcellino

Autor Gino Marcellino

Redactor. Twitter

Más notas de Gino Marcellino

Hacemos

GamePod :

SEBASTIÁN CIGARRETA

Director y Editor de Contenidos

Stream Host

    

RODRIGO VILLARRUEL

Director Creativo & Diseño

Contenidos

  

GERMÁN RAFFO

Redactor

    

RODRIGO SCARLATA

Redactor

    

IGNACIO OSTERTAG

Redactor

    

FRANCO BORGOGNA

Redactor

     

GINO MARCELLINO

Redactor

     

AXEL BOSSO

Redactor

     

LEONARDO ABOY

Desarrollo Web