La aventura comienza en los camarotes de un barco. Cual pesadilla lovecraftiana una tormenta acecha nuestro navío y un grupo de bandidos aprovechó el temporal para intentar tomar el control. Luchamos a escudo y espada para salir a la superficie sólo para encontrarnos con un gigantesco monstruo marino que nos dará muerte rápidamente. Nos despertamos en una orilla cubierta por una espesa neblina, naufragamos pero aún seguimos con vida. Un peculiar personaje nos da la bienvenida y nos pregunta algo cuya respuesta atraviesa transversalmente toda la experiencia: ¿A qué Dioses le rindes culto?

Salt and Sanctuary es un juego que lleva algunos años publicado, originalmente un exclusivo de PlayStation 4 que luego llegó a PC y PS Vita respectivamente, pero que logró llegar a Switch por mérito propio. Ska Studios está formado por el matrimonio de James y Michelle Silva, que se dispusieron a mezclar elementos de sus juegos favoritos para crear algo absolutamente novedoso y único. Esa meta, en común con todo desarrollador que intente hacer algo desde la pasión, los llevó a balancear expectativas y limitaciones, recortando donde hacía falta y enfocando el trabajo en las mecánicas principales. Luego de dos años y medio de esfuerzo conjunto concibieron un juego que toma aspectos de grandes clásicos y de alguna manera logra sentirse mucho más que un homenaje.

El primo mala onda de Knack andaba por el barrio.

La jugabilidad podría describirse como acción en 2D con desplazamiento lateral y secciones plataformeras, pero nos quedaríamos cortos. Salt and Sanctuary toma mecánicas souleras y las hace suyas con una  vuelta de tuerca, sí están los puntos de descanso, los clanes, los mensajes anónimos y los bosses marcan un punto importante en el desarrollo. Pero también el sistema de combate está replicado a la perfección, con el aliciente de haber sido llevado a las limitaciones de las dos dimensiones sin pérdida ninguna. Se puede rollear y esquivar, cubrirse y hasta deflectar los ataques enemigos con el escudo, si es que acertamos al tiempo justo del impacto. Nuestro personaje está regido por una clase inicial, pero podemos romper los límites del equipamiento a través de un grandioso árbol de habilidades. Y si digo “grandioso” es porque cientos de nodos interconectados hacen que dependa enteramente de nosotros la evolución de las habilidades, los stats y hasta el tipo de equipamiento que podemos utilizar.

La otra gran influencia fue Castlevania Symphony of The Night, que los Silva veneran (como la gran mayoría de los que lo hemos jugado) como un punto de quiebre en el género, del que tomaron elementos propios de un metroidvania, como la movilidad del personaje y la disposición de los enemigos, pero especialmente la necesidad de regresar sobre nuestros pasos para abrir caminos previamente cerrados. El mundo de Salt and Sanctuary está repleto de cuartos ocultos y misiones turbias, esto queda en evidencia a la hora de elegir culto y cumplir ciertos requisitos terribles en los que el asesinato de NPC’s es condición sin ecuanon. Las religiones nos dejan entrever el trasfondo narrativo del juego, fuertemente vinculado con el mar y a la obra de J.R.R. Martin, específicamente los Ironborn y sus dioses de sal.

El 37 pasa por acá, decían…

Pero el mayor mérito de Ska Studios fue no dejarse llevar por la imitación y utilizar todas sus pasiones y gustos para crear algo completamente original. El juego es difícil pero justo y una vez que entremos en el loop de exploración, y contemplemos el verdadero potencial de la propuesta, se hará imposible de soltar. Si bien lo había jugado durante su lanzamiento original, y admito haberme obsesionado al punto de conseguir todos los trofeos de PS4, para esta versión de Nintendo Switch lo jugué con otros ojos. El resultado sigue siendo tan gratificante y divertido como hace más de dos años, y trabajo que realizó BlitWorks para portearlo a la consola de Nintendo es excelente. Siempre se sintió ideal para una portátil, pero si bien salió en PS Vita el tamaño de la pantalla de Switch se adapta mucho mejor a la propuesta. Tanto en modo portátil como dockeado, Salt and Sanctuary funciona de maravillas aún en los momentos más cargados.

El apartado técnico es brillante, con modelos dibujados a mano con lujo de detalles. El juego nos llevará por escenarios tan dispares como un calabozo o un bosque envenenado, un castillo abandonado en las nubes o una pirámide llena de trampas. Todo recreado y animado con el mimo propio de un juego de autor, solo que en este caso se trata de dos mentes trabajando al unísono. El final de la aventura nos sorprenderá con ganas de más, y si son como yo rápidamente crearán otro personaje, o si lo prefieren pueden iniciar un NG+ y disfrutar del desafío agregado con el héroe original. Salt and Sanctuary entendió todo lo que los grandes creadores quisieron hacer con sus sagas y lo llevó a un terreno en el que todo podía salir mal, y sin embargo sale airoso de la empresa a fuerza de creatividad y una jugabilidad exquisita. Es sin lugar a dudas el referente de los soulslike en 2D, superando con creces a cualquier otro título moderno que intente reclamar el trono, aún con dos años y medio en su haber.

https://www.youtube.com/watch?v=FUpW7dIRORE
Salt and Sanctuary

Revisado en
Nintendo
Switch
Hace 2 años Salt and Sanctuary estableció la norma en cuanto a juegos de acción con combate inteligente y sigue manteniéndose en la cima del género. Es divertido, desafiante y una experiencia verdaderamente increíble.
.

La sal de la vida

Developer:
Ska Studios
Publisher:
Ska Studios
Plataformas:
Nintendo Switch
Lanzamiento:
2 de Agosto
2018
Sebastián Cigarreta

Autor Sebastián Cigarreta

Contenidos, Edición, Co-conductor GamePod Live Twitter

Más notas de Sebastián Cigarreta

Hacemos

GamePod :

SEBASTIÁN CIGARRETA

Director y Editor de Contenidos

Stream Host

    

RODRIGO VILLARRUEL

Director Creativo & Diseño

Contenidos

  

GERMÁN RAFFO

Redactor

    

RODRIGO SCARLATA

Redactor

    

IGNACIO OSTERTAG

Redactor

    

FRANCO BORGOGNA

Redactor

     

GINO MARCELLINO

Redactor

     

AXEL BOSSO

Redactor

     

LEONARDO ABOY

Desarrollo Web