Superhéroes, explosiones, super-villanos y una montaña rusa de emociones son la receta para un juego único e inolvidable. Lamentablemente, cuando ponemos el interés monetario por delante, el potencial termina quedándose en el borrador.
My Hero One’s Justice es un brawler de pelea en 3D muy similar a otras bestias de Bandai Namco (como Naruto Ultimate Ninja), pero con más ganas de vender que de gustar.

Boku no Hero Academia cuenta la historia de Midoriya, un joven que nace sin poderes en un mundo donde las habilidades superhumanas son moneda corriente. En su afán de convertirse en héroe en contra de todas las adversidades, se encuentra con All Might, su modelo a seguir. Él mismo reconoce en Midoriya el potencial para salvar el mundo y le hereda parte de su poder “One for All”. A partir de ese momento se convertirá en su maestro, ayudándolo a dominar sus nuevas habilidades y a descubrir el verdadero sentido de ser un héroe.

La historia de My Hero One’s Justice se centra en la última parte de la 3er temporada, donde All for One, el villano responsable del decadente estado de All Might, decide volver para terminar su trabajo y sumir al mundo en caos.
El contenido para un jugador es realmente soso y se nota la necesidad de rellenar espacios vacíos. Dentro de estos modos encontraremos Historia, Misiones, Entrenamiento, Vs CPU y Arcade.

Minita lengua larga, le decían.

Antes de detallar cada uno, hablaremos brevemente del gameplay. Digo “brevemente” porque sinceramente no hay mucho para decir. Nos encontramos ante un brawler donde podremos elegir a 3 personajes, pero sólo jugaremos con uno, dejando a los otros dos como ayuda. Nuestro personaje tendrá a su disposición ataques normales y especiales. Los primeros nos permitirán hacer combos y los segundos son más para sacarnos de encima a nuestro oponente o para terminar el combo.

Cuando usamos un ataque especial podemos cambiar la ejecución presionando en diferentes direcciones junto al botón. A su vez tendremos a nuestra disposición los Plus Ultra, devastadores ataques que consumen una o dos barras de energía y sirven también para culminar una combinación de ataques y dar la estocada final a nuestro enemigo.
La movilidad de nuestros personajes será enteramente en 3D, como en Dragon Ball Xenoverse y, también como en este juego, podremos destruir casi todo a nuestro paso.

Contaremos a su vez con dos barras las cuales representan a nuestros ayudantes. Cuando se llenen podremos llamarlos para salir de situaciones peligrosas o agrandar aún más nuestros combos. El tema es que tardan mucho en llenarse y la mayor parte del tiempo nos olvidaremos de que existen.

Una adición interesante al gameplay es la de poder clavar a tu enemigo en las paredes del escenario y continuar la batalla con la gravedad alterada. Esto es meramente un cambio visual ya que los controles y el gameplay se mantienen iguales, pero es una buena forma de mantener el juego fresco y llamativo. Fuera de eso, estamos ante un sistema de pelea tan poco técnico que es fácilmente explotable. Me he encontrado ganando en todos los modos de un solo jugador, spammeando el mismo ataque una y otra vez, sin perder nunca.

Ahora pasemos a los modos: En “Historia” (que casi no le hace honor a la palabra), reviviremos las épicas peleas entre el bien y el mal por medio de cuadros de diálogos e imágenes estáticas. Pasando por un cuadro sinóptico de batallas predeterminadas con personajes específicos, deberemos ganar a todos nuestros enemigos para ir avanzando con los héroes hasta desbloquear la historia de los villanos. Cuando lleguemos a ésta, la sorpresa es inexistente. Si bien experimentamos nuevas escenas, el gameplay es exactamente el mismo pero con otros personajes. Al concluir podremos seleccionar a All for One como parte de nuestro equipo y recibiremos varios puntos que nos servirán para comprar objetos para customizar a nuestros personajes.

En “Misiones” encontraremos quizá la faceta menos aburrida del juego. Aquí tendremos un conjunto de objetivos a cumplir, como ganar antes de que se termine el tiempo o tener desventajas como tu barra de vida bajando continuamente o la del enemigo regenerándose sin parar. También habrá algunas batallas secretas luego de completar ciertos mapas con objetivos especiales, como ganar con un Plus Ultra o sin saltar, por ejemplo.

Esto hace que el gameplay se mantenga fresco y te obligue a jugar de una forma diferente que no sea spammeando siempre el mismo ataque, aunque si querés hacerlo podés y seguramente no te vaya mal. Otro aspecto positivo que encierra “Misión” es que es donde más objetos customizables podrás destrabar. Ya sea subiendo de nivel cada uno de los personajes o cumpliendo diferentes criterios de cada misión, al terminar te encontrarás con muchos puntos y aún más objetos desbloqueados.

Los otros tres modos no son mucho más de lo que dice su nombre. En “Entrenamiento” podremos elegir nuestro equipo y un dummie enemigo para aporrear y probar combinaciones. Diría que le hace falta un modo entrenamiento con pautas a cumplir, como en Guilty Gear Xrd, pero este juego no es ni a palos tan técnico como para necesitar y/o merecer dicha adición. En Vs podremos jugar contra la CPU o contra un amigo en batallas locales y en Arcade podremos elegir nuestro equipo y batallar contra un número específico de enemigos hasta llegar al final y ganar. Y acá nos encontramos con otra oportunidad desperdiciada, porque lo ideal sería que cada personaje tenga su ending, pero no, llegás al final y el juego simplemente acaba.

Eso es todo para los modos de un jugador, pero todavía queda el modo online, el lugar donde la pesadilla se vuelve realidad. La propuesta es austera, casi no hay variedad de modos (como King of the Hill o la posibilidad de ser espectadores de otras peleas), pero es el lugar en el que su defectuoso sistema de combate brilla por su ineptitud. Si tu enemigo se eligió un personaje con ataque a distancia, tranquilamente podés renunciar a la pelea porque está perdida.

El spammeo de ataques hace que este juego no tenga estrategia e, incluso contando con la posibilidad de cubrirse, no hay chances de escapar. En algún momento, ya sea por el ángulo del ataque o porque dejamos de prestar atención por el embole, nos descuidamos y cuando entra un golpe, entran los demás y se acaba el juego. Sinceramente, para ser un juego de pelea, deja muchísimo que desear.

El rubiola corta por lo sano like a boss.

El apartado gráfico es inofensivo a simple vista. Los personajes y sus movimientos están bien logrados y sus especiales son bonitas, aunque palidecen en comparación de la mayoría de los fighting games actuales (y no tanto, como Street Fighter V). Pero cuando empezamos a ver con más detalle encontraremos infinidad de glitches visuales, como personajes traspasando paredes o el suelo, o parte de su vestimenta glitcheándose con su cuerpo.

En lo que es contenido, tendremos toneladas de objetos de customización para destrabar. Desde frases y poses de cada personaje, hasta gorros, anteojos, armas y mucho más. Esto nos permite terminar con personajes únicos, pero no modifica el gameplay en lo más mínimo, haciendo que esta cruzada sea meramente por el trofeo o el factor visual.

Boku no Hero Academia recibió un juego que dejará contento a sus fans, pero que a la larga no ofrece mucho. Su sistema de pelea hace que sea fácil de aprender y disfrutar, pero esta misma facilidad aburre rápidamente y nos hace replantear el hecho de haber pagado U$D 59.99.- por un juego incompleto y superficial.

https://www.youtube.com/watch?v=VwEErs3wAtI

Revisado en PS4
Es realmente triste ver el resultado final, porque la ambición de Byking Inc. se puede palpar con la atención a algunos detalles. Lamentablemente la falta de conocimiento en la materia les jugó en contra, dejándonos como resultado un juego divertido, pero olvidable.

Divertido pero superficial

Developer:
Byking Inc.
Publisher:
Bandai Namco
Plataformas:
PS4, Xbox One,
PC, Nintendo
Switch
Lanzamiento:
26 de Octubre
2018
Rodrigo Scarlata

Autor Rodrigo Scarlata

Licenciado en Letras. Creció con Hokuto no Ken. Play y Jojo para mantenerse joven. Editor, Redactor. Twitter

Más notas de Rodrigo Scarlata

Hacemos

GamePod :

SEBASTIÁN CIGARRETA

Director y Editor de Contenidos

Stream Host

    

RODRIGO VILLARRUEL

Director Creativo & Diseño

Contenidos

  

GERMÁN RAFFO

Redactor

    

RODRIGO SCARLATA

Redactor

    

IGNACIO OSTERTAG

Redactor

    

FRANCO BORGOGNA

Redactor

     

GINO MARCELLINO

Redactor

     

AXEL BOSSO

Redactor

     

LEONARDO ABOY

Desarrollo Web