El género de conducción en el gaming es una constante a lo largo de la historia. Si bien en una temprana edad las cosas eran más cercanas a una experiencia sencilla y orientada a la diversión superficial, con la evolución del hardware los amantes de los autos pudieron cumplir su sueño. En ese momento de la industria los juegos comenzaron a dividirse entre los que intentaban ofrecer una jugabilidad volcada a la simulación y aquellos que priorizaban en la velocidad y la espectacularidad. En el segundo grupo tenemos que poner a la franquicia Forza Horizon, un spin off del simulador de conducción Forza Motorsport que entrega tras entrega se terminó por comer a la competencia.

Forza Horizon 3 tocó niveles de calidad inverosímiles y su DLC de Hot Wheels no hizo más que confirmarlo, por eso la vara quedó altísima para su continuación, no iba a ser nada fácil de igualar. Por eso, con una mano en el corazón, esperaba más de lo mismo y un mejor apartado técnico, lo que nunca hubiera esperado es que Turn 10 Studios y Playground Games fueran a salir con una propuesta superadora en todos los aspectos. ¿Y saben qué? Forza Horizon 4 se siente como el arcade de conducción definitivo, uniendo las fortalezas de las sagas fundadoras del género con la experiencia previa para arrasar con cualquier otro título que intente arrebatarle el trono.

Típico lunes, a 240 por el microcentro londinense.

Esta vez el festival Horizon se realiza en Gran Bretaña, tendremos un gigantesco mapeado a nuestra disposición y liberado desde el primer momento. La idea es darnos la libertad de hacer todo tipo de eventos para juntar dinero, experiencia y reconocimiento de los fans. Así nuestro piloto accederá a diferentes etapas del festival, pero lo mejor de todo es la progresión. Si bien Forza Horizon 4 nos recibe con un extenso tutorial, y nos lleva de la mano la mayor parte de éste, una vez superado nos suelta para que recorramos las islas nuestro antojo. Cada uno de los eventos tiene su fuerte y requiere, si es que queremos hacer las cosas bien, que utilicemos un tipo de vehículo adecuado para la tarea. Para eso contamos con más de 450 vehículos que se irán desbloqueando a medida que jugamos, según nuestro ritmo de exploración y desempeño.

Hasta acá suena a un Forza Horizon cualquiera, ¿no? Pero créanme que no lo es. La idea de fondo es generar experiencias dinámicas e interactivas en un mapeado enorme, abierto y cambiante. Para eso se implementaron dos mecánicas vitales: el cambio de estación y el mundo compartido. El primero es el responsable de unas transiciones hermosas que nos llevarán paulatinamente a conducir sobre hielo, nieve, barro y en condiciones climáticas adversas como niebla, humedad o lluvias torrenciales. Cada cambio, además del efecto estético, conlleva una nueva dificultad a la hora de conducir. Claro que es mucho más notorio si desactivamos las ayudas de conducción, pero para aquellos que no destaquen detrás del volante virtual (como yo) el juego se disfruta perfectamente y las diferencias también se aprecian.

Jugamos online en un mundo constante y esa es la segunda mecánica fundamental en la que se apoya toda la experiencia. Nuestro contexto afectará al juego,  Cada jueves a las 11:30 AM llegará el cambio de estación, con sus condiciones climatológicas y variaciones según la hora del día. Este también trae eventos especiales y nuevas actividades, todo tiene un premio y un aliciente, la idea de Microsoft Studios es hacernos volver día a día para jugar un rato más, y a lo largo de los 10 días que pasé revisando Forza Horizon 4 llegué a sentir esas ganas de correr. La curva de progresión es perfecta, pasaremos primero por las 4 estaciones jugando fuera del mundo compartido, en esta etapa vamos a aprender las bases y a familiarizarnos con el entorno. Una vez que volvamos al otoño, tras un desafío genial, veremos la verdadera propuesta del juego y todos los drivatars pasarán a ser conductores reales conviviendo en un ecosistema online propio.

La palabra clave es “libertad”, y por supuesto no estamos obligados a jugar en el mundo compartido. Podremos disfrutar de una experiencia en solitario o volver a conectarnos simplemente navegando por el menú principal, pero la verdad es que el componente multijugador enriquece muchísimo la partida. Además la creatividad de la comunidad siempre termina sobresaliendo, 100 diseñadores de autos participaron para darle vida al casi medio millar de vehículos que pueblan las rutas de Forza Horizon 4. En este apartado debemos lamentar la ausencia de tres grandes marcas como Lexus, Toyota y la legendaria Mitsubishi, pero la variedad es tan abismal que si no nos avisan seguramente ni nos demos cuenta de aquellas que no están.

Más allá de las campañas, más de 25 y todas orientadas a un tipo de evento diferente, son las misiones emergentes las que aportan variedad a la propuesta. Los #Forzathon Live nos proponen partidas cortas para jugar en equipo, están vinculados a los cambios de estación y varían según la campaña elegida. Estos eventos aparecen por tiempo, aproximadamente cada 60 minutos, y permiten que hasta 12 jugadores colaboren para conseguir un objetivo grupal. Deberemos superar tres etapas, cada una con un tiempo límite de 15 minutos, los objetivos son sencillos pero el juego en equipo es divertido y al final conseguiremos puntos para invertir en una nueva tienda cuyo inventario se refresca semanalmente. Este modo será el principal responsable de tenernos pendientes de las novedades, es divertido y si bien depende de la cantidad de jugadores que haya online, ese tema está cubierto gracias a la gran masa de usuarios que recibieron el juego el día de lanzamiento como parte de Xbox Game Pass.

Si su antecesor se veía genial, Forza Horizon 4 parece salido de una consola de próxima generación. Realmente consigue un apartado técnico deslumbrante y eso que lo jugué en una sencilla Xbox One S. La sensación de velocidad es impecable y frenética, la jugabilidad fluida y cada escena parece pedir a gritos una captura de pantalla. Los modelos de los vehículos son ridículamente detallados, al menos en lo que esperamos para un arcade de conducción, y la animación de abrir la puerta y subirnos al cambiar de auto nunca se vuelve aburrida. Los cambios de estaciones acentúan la belleza del juego de Microsoft, aportando colores vibrantes, tonos sepia y una verdadera sensación climatológica en todo momento. Podemos personalizar los vehículos, comprarnos propiedades en la campiña para facilitar el viaje rápido, o sencillamente descargar los sets que otros artistas de la comunidad crearon. Se agregaron más opciones de personalización para los avatares, todo lo cosmético funciona en armonía con los eventos online, siempre generando ganas de estar pendiente del calendario. Además está programado el lanzamiento de un creador de rutas que, si bien aún no hemos podido probarlo, tiene el potencial de transformar a Forza Horizon 4 en el título definitivo de la franquicia.

Que no me pare el próximo control de alcoholemia…

Hay muy poco que decir en cuanto a lo negativo. He visto animalitos desplazarse por el aire, alguna que otra estructura bugeada y me he chocado contra pequeños objetos imposibles de romper. Pero de ninguna manera logran comenzar a empañar la grandiosa propuesta de la franquicia de Microsoft que, hoy en día, es la mejor experiencia de conducción arcade que he tenido el placer de jugar. Cada una de las actividades es divertida, propone un desafío interesante y tiene una recompensa acorde. Recorrer los hermosos mapeados encontrando los puntos de interés, participando de eventos emergentes y encontrando los clásicos vehículos ocultos nunca fue más divertido. Forza Horizon 4 es el rey de los juegos de conducción, al igual que su antecesor lo fue durante su reinado, y no existe contendiente que se acerque a este nivel de calidad.

https://www.youtube.com/watch?v=UZt0-7QZ2s4

Revisado en
Xbox One
Una vez más Forza Horizon logra superarse, pero esta vez lo hace en grande. El mundo compartido online, los cambios de estaciones y la espectacularidad técnica logran una experiencia gloriosa.

Brillante

Developer:
Turn 10 Studios
Playground Games
Publisher:
Microsoft
Studios
Plataformas:
Xbox One,
Windows PC
Lanzamiento:
2 de Octubre
2018
Sebastián Cigarreta

Autor Sebastián Cigarreta

Contenidos, Edición, Co-conductor GamePod Live Twitter

Más notas de Sebastián Cigarreta

Hacemos

GamePod :

SEBASTIÁN CIGARRETA

Director y Editor de Contenidos

Stream Host

    

RODRIGO VILLARRUEL

Director Creativo & Diseño

Contenidos

  

GERMÁN RAFFO

Redactor

    

RODRIGO SCARLATA

Redactor

    

IGNACIO OSTERTAG

Redactor

    

FRANCO BORGOGNA

Redactor

     

GINO MARCELLINO

Redactor

     

AXEL BOSSO

Redactor

     

LEONARDO ABOY

Desarrollo Web