Destiny 2 fue uno de mis juegos favoritos del año pasado. Habiendo pasado cientos de horas de mi vida en el juego anterior sabía muy bien que volver a sumergirme en este mundo iba a llevarse la mayor parte de mi tiempo libre. Sin embargo este nuevo juego respetaba mucho más el tiempo del jugador, removiendo las misiones que requerían de largas horas de farmeo y pocas chances semanales de lograrlo, todo en pos de una experiencia que pueda ser disfrutada a pleno sin importar la cantidad de horas que uno le pueda invertir.

A lo largo de su primer año de vida Bungie luchó para intentar mantener una base de usuarios recurrente bajo esta nueva modalidad. La calidad de vida de los jugadores y el respeto por su tiempo había ocasionado que, aquellos dispuestos y acostumbrados a invertir todo su tiempo en Destiny, se aburran rápidamente. Por eso durante los DLCs del primer pase anual trabajaron para revertir la situación sin perder las mejoras en la calidad de vida que habían incorporado.

El trabajo rindió sus frutos y Forsaken es el DLC que termina de sellar este año de esfuerzos. Un motín en la Prisión de los Antiguos nos obliga a acudir para contener la situación y, acompañados por Petra y Cayde-6 nos embarcamos en la mejor misión de apertura de la saga hasta el momento. Como habrán visto en todos los trailers, imágenes y notas desde su anuncio, esta incursión nos cuesta la vida del querido líder de los Cazadores y da pie para una historia de venganza digna del mejor blockbuster hollywoodense.

¿Alguien tiene una bondiolita para cercenar?

Forsaken cuenta con una campaña extensa y variada en la que recorreremos dos nuevas locaciones mientras damos caza al asesino del personaje más querido de Destiny. En el camino iremos desbloqueando nuevas armas y equipamiento propias de este DLC, que además cambia las reglas de infusión para todo el armamento e incorpora mejoras en toda la interfaz. Además de estas misiones se suman un buen puñado de aventuras, contratos para desbloquear equipamiento (sí, de esos que requieren componentes, bajas en diferentes modos y muchas semanas de trabajo) y nuevos asaltos que terminan completando una lista más que variada para jugar.

Entre las mejoras a la calidad de vida, que son muchísimas, tengo que destacar la incorporación de contratos como los de Destiny 1, solo que esta vez podemos llevar hasta 50 en simultáneo, vencen automáticamente (mostrando hasta el tiempo restante en una cuenta regresiva) y que son un fuerte aliciente a la hora de jugar asaltos, participar de partidas de Crisol o para investigar a fondo el nuevo modo Gambito. Otra gran adición es la posibilidad de infusiones cualquier tipo de arma con otra, mientras sean de la misma categoría (Kinética, Especial o de Poder) haciendo hincapié una vez más en el Power Level del equipamiento y no en el tipo. Esto sumado a las misiones diarias, que ahora otorgan equipamiento poderoso como antes lo hacían sólo las semanales, a los nuevos límites de nivel de poder y personaje (600 y 50 respectivamente) hacen que Forsaken sea una fuente rica en contenido para todos los jugadores.

Los coleccionistas están de parabienes, la adición del menú de triunfos y colecciones nos permite llevar un registro de todo lo que hicimos y lo que nos falta por hacer. También nos deja seguir el progreso de los diferentes desafíos a completar por lo que se vuelve casi una necesidad ver cada entrada con un recuadro de “completado”. De la misma forma hay una pestaña dedicada a las colecciones de equipo y armamento, con una entrada individual para cada set de armadura y su lore, permitiéndonos volver a comprarla con recursos siempre y cuando no tengan un modificador librado al azar.

La novedad más tangible, al menos para todos aquello que no estén familiarizados con las mecánicas de Destiny 2, es el nuevo modo llamado Gambito. En este híbrido entre PvE (Player versus Everything) y PvP dos equipos de 4 jugadores se enfrentan a diferentes oleadas de enemigos. Cada baja nos otorga un medallón que podremos depositar en un banco situado en el medio del nivel y al llegar al monto final invocaremos un enemigo especial (Primeval), si lo derrotamos nos llevamos el punto. Para condimentar un poco las cosas si depositamos 5, 10 o 15 medallones juntos enviaremos un “Bloqueador” al equipo contrario, esto es un enemigo poderoso que no les permite depositar sus medallones. Mientras mayor sea el monto depositado más duro será el bloqueador y, si morimos en combate, perderemos todos los medallones que llevábamos encima. El último ingrediente de Gambito es la posibilidad de invadir al oponente a través de un portal que se abre periódicamente. Si matamos a un jugador del otro equipo mientras están intentando terminar su objetivo el Primeval se curará, extendiendo nuestras chances de ganar la partida.

Este tercer bracito es práctico para… bueno, ejem.

Gambito es una gran adición al repertorio multijugador de Destiny 2. Promueve la competencia y mezcla la experiencia de aquellos que no disfrutan el PVP con la adrenalina de invadir la partida de otro jugador. Pero lo mejor de Forsaken es el nuevo ritmo de juego que impone la rutina para subir el nivel de poder. Todo jugador de Destiny sabe que, una vez completada la historia, debe enfrentarse al endgame para quedar en condiciones de participar de la raid. Por eso es que son tan bienvenidas las misiones diarias, que también otorguen recompensas poderosas (aquellas que siempre tienen un mayor nivel de poder que el promedio nuestro) y que todos los días haya un motivo para participar de cada uno de los modos de juego multijugador.

El viaje por la galaxia y hasta la ciudad de ensueño me llevó más de cuarenta horas de juego entre campaña, misiones diarias y semanales. Sinceramente me llevé una grata sorpresa porque no solo experimenté nuevos contenidos, sino que se ajustó aún más todo lo bueno que incorporaba su versión vainilla sin perder de vista a los jugadores que quieren pasar muchísimo más tiempo dentro de este hermoso universo. Este DLC trajo una notable mejora gráfica en la forma de mejores texturas, especialmente en las zonas nuevas, y la historia de venganza es entretenida y coherente.

Por último es hora de hablar del vil metal. Destiny 2 es un juego caro para los jugadores más fieles, pero Bungie se encargó de abaratar el precio de admisión para todos los nuevos jugadores que quieran sumarse a esta épica aventura. Hay un pack por 60 dólares que incluye todo el contenido previo además de Forsaken, esa es la forma más económica de subirse ya mismo al tren de Destiny. Pero por el otro lado aquellos que venían jugando desde el primer día no recibieron beneficio alguno, de hecho de alguna manera terminaron pagando los platos rotos. Y es que Forsaken cuesta 40 dólares, pero requiere tener comprado el juego base y los dos DLC anteriores (Curse of Osiris y Warmind). Entonces un early adopter lleva pagados hasta hoy 140 dólares (135 si compro el pase de temporada) mientras que un nuevo jugador tan solo 60. De alguna manera tiene sentido y el aluvión de nuevos jugadores siempre viene bien en un juego multijugador masivo, pero no olvidemos que existe un Pase Anual, que comienza a regir este verano y dura hasta el verano 2019, y cuesta 35 dólares extra. De todas formas créanme que vale cada centavo invertido, pero innegable que es uno de los juegos más caros del mercado actual.

https://www.youtube.com/watch?v=29d4dBosvUA

Revisado en PS4
Forsaken es todo lo que necesitaba Destiny 2 y mucho más. No sólo aporta muchísimo contenido, sino que mejora la experiencia potencialmente transformándolo en su mejor versión.

Fantástico

Developer:
Bungie
Studios
Publisher:
Activision
Blizzard
Plataformas:
PS4, Xbox One,
Windows PC
Lanzamiento:
4 de Septiembre
2018
Sebastián Cigarreta

Autor Sebastián Cigarreta

Contenidos, Edición, Co-conductor GamePod Live Twitter

Más notas de Sebastián Cigarreta

Hacemos

GamePod :

SEBASTIÁN CIGARRETA

Director y Editor de Contenidos

Stream Host

    

RODRIGO VILLARRUEL

Director Creativo & Diseño

Contenidos

  

GERMÁN RAFFO

Redactor

    

RODRIGO SCARLATA

Redactor

    

IGNACIO OSTERTAG

Redactor

    

FRANCO BORGOGNA

Redactor

     

GINO MARCELLINO

Redactor

     

AXEL BOSSO

Redactor

     

LEONARDO ABOY

Desarrollo Web