Castlevania recuperó la fama que tanto merecía (luego de perderla con el infame Lords of Shadows 2) gracias a la serie de Netflix homónima, la cual toma parte de la historia que transcurre entre los juegos Rondo of Blood y Symphony of the Night. Aprovechando el boom que causó, Konami (ni lento ni perezoso) anunció el próximo estreno de Castlevania Requiem. Dicho título incluiría los dos juegos antes mencionados, ofreciéndonos por primera vez la posibilidad de jugar a esas dos bestias del gaming en la última generación de consolas.

Ahora esta colección se encuentra entre nosotros y, sinceramente, no es lo que esperábamos. Convengamos que esta colección nunca puede fallar por el simple hecho que las joyas que contiene se mantienen a flote por sí mismas, todos sabemos que si simplemente nos emulan estos dos juegazos para nuestra PS4 estamos más que hechos. Y fue exactamente eso lo que hicieron. El contenido extra es casi inexistente, y digo casi porque los menús de cada juego están actualizados para contener el display de los controles de PS4 y tendremos algunos fondos mediocres para seleccionar, pero no existe mucho más que eso.

O sea… ¡Qué haces vejete tanto tiempo!

La versión de Rondo of Blood que esta colección incluye no es la remake lanzada en PSP con Dracula X Chronicles, sino la original de PC Engine, la cual nunca salió oficialmente fuera de Japón. Y ahora que traigo a colación la impecable colección de PSP, siento que Konami dio un salto enorme hacia atrás, ya que contenía tres Castlevania, dos de los cuales habían sido rehechos para esa edición, y el último era el Castlevania Symphony of The Night. Esta versión es la que encontraremos en Requiem, con los mismos cambios de doblaje y subtitulado y casi sin ninguna diferencia.

Da mucha bronca pensar en lo que podría haber hecho Konami para actualizar a estos dos juegazos, los cuales si bien son casi impecables, no les hubiese venido mal una refrescada.
Rondo of Blood es cronológicamente el primero que deberíamos jugar. En la piel de Ritcher Belmont deberemos ir en busca del Conde Drácula, quien ha sido revivido por un maligno hechicero llamado Shaft. En su afán de hacer que su amo alcance el máximo poder, Shaft captura cuatro doncellas para sacrificarlas en un oscuro ritual. Una de ellas es la enamorada de Richter, y otra la pequeña hechicera María, quien una vez rescatada nos acompañará en nuestra cruzada.

Si bien R.O.B. no rompe el molde como su sucesor, implementó algunas ideas frescas y llamativas, como la posibilidad de terminar el juego sin haber rescatado a ninguna de las doncellas. Esto hace que se abran varios caminos y que cada Stage tenga uno o varios caminos alternativos llenos de secretos para descubrir.

Ritcher se maneja como casi todos los Belmont que vinieron antes que él, pero con la diferencia que puede hacer un salto hacia atrás en forma de esquive, lo cual nos puede salvar de la muerte más de una vez. En nuestro arsenal contaremos con el látigo legendario de la familia cazavampiros, el cual sólo puede atacar en forma recta. Esto llamó mucho la atención ya que en Super Castlevania IV Simon podía atacar en todas las direcciones. Si bien se podría decir que no es un cambio que mate al juego, sí le hubiese hecho mucho bien incluirlo. Y críticas como estas han habido varias, aceptando siempre el buen nivel general de esta entrega. Esto lo digo porque son esas críticas las que deberían haber escuchado. Podrían haber mejorado el movimiento de Ritcher, haciendo que sus saltos no sean tan imprecisos, o podrían haber agregado algunas armas o movimientos nuevos. Por ejemplo, en Symphony of the Night puede hacer una barrida muy efectiva que me ha salvado en más de una ocasión, así como girar el látigo en la mano si se mantiene el botón de ataque y se gira el direccional. Estos movimientos podrían haber sido incluidos en R.O.B., no porque eran extremadamente necesarios, sino para por lo menos hacernos sentir que no estamos jugando los mismos juegos de antaño emulados en nuestra consola de última generación.

Así pasa con todo lo demás. La pantalla de selección de stage y personaje podría haber incluido una pequeña guía que te indique qué te falta para completar el juego, como una lista de cosas por hacer o algo así. Y estos son pequeños detalles que se me ocurren al pasar, de haber sido parte del equipo encargado de esta colección, otro hubiese sido el juego que recibamos.

Ahora pasemos a Symphony of the Night. Sé que quizá ya canso diciendo una y otra vez lo mismo, pero este juego es una joya. Desde las voces hasta la música, los gráficos y el gameplay, todo está hecho de la mejor forma que se podía en esa época. Es la evolución suprema de los juegos de plataforma, fusionando elementos de RPG y la posibilidad de encontrar nuevas áreas a medida que desbloqueamos poderes, haciendo que el juego no pare de dar sorpresas. Además, Alucard, el hijo de Drácula, es quien tomará la batuta en este juego, cambiando la forma de jugar la saga para siempre.

Oleee, torito… ¡Ole!

Alucard es ágil, rápido, preciso con sus movimientos y cuenta con un arsenal de hechizos y habilidades bajo su mando. En su afán de detener a su padre y descubrir el paradero de Ritcher Belmont (quien desapareció 4 años después de los sucesos de R.O.B.), el joven vampiro se adentra al castillo de su progenitor. Ni bien entra, la muerte lo detiene en sus pasos y le quita todo su equipamiento, dejándolo casi indefenso. Pero él no es ningún pusilánime y a fuerza de voluntad se vuelve aún más poderoso mientras desentraña todos los secretos que el enorme castillo transilvano tiene para ofrecer.

Y si algo tiene este juego, perdón la aliteración, son secretos. La cantidad de caminos alternativos, armaduras, armas, e ítems escondidos que hay son increíbles. Y como si fuera poco, si jugamos bien nuestras cartas, antes de enfrentarnos con Drácula descubriremos una versión invertida del castillo sin explorar, por lo que en ese mismo momento el juego prácticamente se duplica.

S.O.T.N. es una maravilla, pero algunas cosas necesitaban ser cambiadas, como el acceso al menú o lo lento que es equiparse objetos. También tener que agregar a tu equipo los ítems de curación para luego salir del menú, consumirlos, y tener que volver a entrar para asignar nuevamente un arma a la mano que tenía la poción, es algo extremadamente engorroso que necesitaba ser arreglado. Pero obviamente Konami sólo esperaba el billete fácil, ya que ningún cambio fue realizado, más que los pocos que había recibido la versión de PSP. Los mismo son cambios con los que no estoy de acuerdo, como el de las voces. Sé que los actores de voz apestaban y la traducción estaba mal, pero crecimos con eso y nos enamoramos. No volver a escuchar a Drácula decir “What is a man? A miserable little pile of secrets” mientras arrojaba su copa de vino/sangre al suelo me rompe el corazón.

Es increíble estar reseñando dos juegazos y no saltar de alegría. Esperaba mucho más de esta colección, pero sólo recibí un menú inicial que une a los dos juegos, algunos fondos de pantalla, nuevas voces que no necesitaba y una larga lista de trofeos que perjudicarán mi vida social por los próximos meses.

https://www.youtube.com/watch?v=slNM_MFb4Rs

Revisado en PS4
Castlevania Requiem es una colección pobre que sólo se mantiene a flote por contener dos gemas del gaming, pero que no trae nada nuevo a la mesa, sólo unas increíbles ganas de hacer un billetín fácil. Konami, con tus decisiones vas de mal en peor.

Excelentes juegos,
Pésima colección

Developer:
Konami
Publisher:
Konami
Plataformas:
PlayStation 4
Lanzamiento:
26 de Octubre
2018
Rodrigo Scarlata

Autor Rodrigo Scarlata

Licenciado en Letras. Creció con Hokuto no Ken. Play y Jojo para mantenerse joven. Editor, Redactor. Twitter

Más notas de Rodrigo Scarlata

Hacemos

GamePod :

SEBASTIÁN CIGARRETA

Director y Editor de Contenidos

Stream Host

    

RODRIGO VILLARRUEL

Director Creativo & Diseño

Contenidos

  

GERMÁN RAFFO

Redactor

    

RODRIGO SCARLATA

Redactor

    

IGNACIO OSTERTAG

Redactor

    

FRANCO BORGOGNA

Redactor

     

GINO MARCELLINO

Redactor

     

AXEL BOSSO

Redactor

     

LEONARDO ABOY

Desarrollo Web