¿Qué tanta adrenalina puede generar un simpático shooter 2D con estética retro-pixel art, niveles que se terminan en un par de minutos y un esquema de control tan simple como los clásicos Super Mario Bros? La suficiente para mantenernos enganchados con una sonrisa – y vociferando algunas puteadas también – en esta explosiva y “sangrienta” aventura de acción. Broforce llegó a Switch y en la siguiente reseña te comento por qué deberías probarlo sin dudar.

El objetivo en Broforce es cruzar de izquierda a derecha los breves mapas, eliminar a todos los soldados enemigos, liberar algunos esclavos los cuales nos agregarán una vida extra, y huir en helicóptero cual querido “prócer” argentino cuando haga falta. Para poder realizar dicha misión, tendremos a disposición un diverso casting de, en su gran mayoría, famosísimos personajes de películas de acción del siglo pasado y algunos del nuevo milenio. Rambo, MacGyver, Blade, Ellen Ripley y Neo. Ni hablar del mimado Arnold Schwarzenegger, quien cuenta con tres de sus roles icónicos – John Matrix, Terminator y Conan. Todas las figuras – más de treinta en total – se sentirán como personajes completamente distintos entre sí, ya que tendrán su golpe/disparo básico y su especial característico. Por ejemplo, Rambo es uno de los personajes más accesibles de usar, ya que contará con una M60 de arma básica y granadas como especiales. En cambio, Neo será un personaje de uso cuerpo a cuerpo, ya que su básico son golpes y su especial es crear un círculo que devuelve proyectiles. Habrá otros personajes que serán capaces de hacer una cantidad ridícula de daño pero dicha ventaja estará balanceada – ponele – por lo problemático que será usarlos. Personalmente, siempre que me tocaron ciertos personajes insulté, y me quedé más tranquilo con otros.

Esta excursión incluye Canopy y bombas a granel.

La gracia que nos propone el título es que la elección de estos personajes será aleatoria todo el tiempo. Incluso cuando rescatemos a alguien, nos convertiremos automáticamente en un personaje de forma al azar. Y para colmo, cuando perdamos una vida, no volveremos al personaje previo sino que de nuevo sacaremos a una celebridad sin la chance de elegir. Sumando el hecho de que siempre nos moriremos de un solo disparo, golpe o explosión – y por momento habrá una lluvia de todo -, es indudable que por más frenético que nos haga sentir el juego, habrá que frenarse unos segundos y pensar cuál acción es la más conveniente a realizar. Si nos conviene arriesgarnos a cambiar de personaje y sumar una vida o seguir con el que ya estamos canchero. La posibilidad de ir bajo tierra, ya que se podrá destruir casi toda estructura en el juego, es un agregado que le suma un bienvenido dinamismo y variedad a la experiencia.

He tenido sesiones de partidas muy divertidas y estratégicas, pensando cada paso y precisando cada movimiento. Algunas oportunidades pude hacerme el “pro” y rushear hasta el final bajando o eliminando todo lo que se cruzaba. En otras ocasiones, arranqué niveles en los cuales perdí a los dos segundos. Literal. Resulta que varios están diseñados con esa idea en mente: arrancás y ya estás tan cerca de un enemigo como para que te pueda embocar un tiro o ves como un misil cae del cielo directo a tu cabeza. No podría decir que esto me arruinó la experiencia en ningún sentido, menos cuando constantemente el título nos ofrece nuevos enemigos, características desbloqueables y mecánicas jugables en cada misión que superamos. (Sin contar cierta “sorpresa” que no pienso spoilear, cuando en cierto nivel vemos que todos los enemigos están muertos sin que los hayamos tocado – incluso pensé que se me había buggeado la partida). Sin embargo, se siente un poco extraña tal decisión de “injusticia” en un juego que podrá parecer descerebrado y grasa, pero a la vez siempre tiene un cuidado y una variedad en el diseño de niveles que nos invita a probar otras rutas y formas de pasarlos.

Un detalle tonto pero que me ha sacado sonrisas es que todos los personajes, incluidos los jefes, tienen el término “bro” (“hermano” en inglés, término que prácticamente nos hemos “apropiado” en nuestra vida cotidiana y en memes) en sus nombres. Machete pasa a ser Brochete, Conan el Bárbaro es Bronan the Brobarian  y se entiende la idea. Es que Broforce es un título que gana cariño no solo por su divertida y desafiante jugabilidad, también por el cuidado y los detalles que le encontramos. Para elegir cada misión, pilotearemos un helicóptero sobre un mapa mundial y nuestro comandante nos hará comentarios sobre la misión en cuestión, comentarios en los cuales percibimos cierta ironía y una pequeña crítica a la institución del Ejército. Al final de cada misión, sonará un breve solo bien Power Metal, mientras tendremos un reporte con todos los enemigos que fueron masacrados o explotados y el tiempo que tardamos. La voz del “narrador”, bien gruesa y casi gutural marca acertadamente el tono del juego. Son muchas las “pequeñas cosas” que hacen de Broforce un juego redondo y carismático.

Chuck Norris cabe en estos píxels, baby.

Aparte de jugar la campaña en solitario, co-op en la misma Switch u online hasta cuatro jugadores, tendremos unos modos extra para seguir pasando el rato. Hay una opción de permadeath, en la cual una vez que perdamos a cierto personaje nunca más podremos recuperarlo, y cuando perdimos todos las vidas, adiós: a comenzar de cero. Incluso nos advierten en el menú que  este modo no está pensado para poder terminarlo en la dificultad difícil. Claramente yo no pude, así que les creo. También hay un modo Arcade, el cual consiste básicamente en jugar la campaña pero sin las mini cinemáticas ni cortes entre niveles, y una bienvenida redistribución de enemigos, ítems y elementos del mapa. Por último encontraremos un modo Versus, del cual no puedo hablar ya que nunca he podido encontrar partida, una pena.

Lo inexplicable e indefendible de esta versión de Switch es que el juego carezca de The Expendabros, un DLC que encima es gratuito en Steam, el cual trae a varios personajes de The Expendables 3 y un puñado de misiones más. No solo falta este contenido en el juego base, sino que tampoco se haya en el Eshop. Simplemente no existe. Una lástima, ya que esta versión podría ser tranquilamente la mejor por cómo le sientan los juegos 2D a la hermosa consola de Nintendo.

De todas formas, Broforce me llevó a otra época. Una teñida de afecto y cierta nostalgia; mis primeros pasos en el gaming. Época la cual no solo me resulta emotiva por el inicio de este hobby/pasión que tanto quiero, sino también porque me recuerda a un tiempo en el que jugaba bastante seguido con mi papá. Jugábamos más que nada Beat ‘em Up – sin que ninguno de los dos conociera la terminología, claro – pero también hemos clavado horas y horas a clásicos como Metal Slug. Broforce recuerda mucho a dicho título, con claras diferencias e identidad propia y sin embargo siento un plus cada vez que lo juego, un rememorar no melancólico de aquellos tiempos claves en mi vida.

https://www.youtube.com/watch?v=2ieFX_UMctg

Revisado en
Nintendo
Switch
Broforce es un título más que divertido y recomendable, con unas buenas horas de tiros y masacre ochentosa. Una pena el inexplicable recorte en contenido, pero no llega a ser suficiente para opacar tan logrado juego.

Pixeloides

Developer:
Free Lives
Publisher:
Devolver Digital
Plataformas:
Windows PC,
OS X, Linux,
PS4, Nintendo Switch
Lanzamiento:
6 de Septiembre
2018 (Switch)
Axel Bosso

Autor Axel Bosso

Más notas de Axel Bosso

Hacemos

GamePod :

SEBASTIÁN CIGARRETA

Director y Editor de Contenidos

Stream Host

    

RODRIGO VILLARRUEL

Director Creativo & Diseño

Contenidos

  

GERMÁN RAFFO

Redactor

    

RODRIGO SCARLATA

Redactor

    

IGNACIO OSTERTAG

Redactor

    

FRANCO BORGOGNA

Redactor

     

GINO MARCELLINO

Redactor

     

AXEL BOSSO

Redactor

     

LEONARDO ABOY

Desarrollo Web