Muchos años pasaron desde el último Castlevania 2D. Sin duda, los últimos vestigios de calidad que supo demostrar esta franquicia en el género de las plataformas y aventuras fue en la época de Nintendo DS. Ni siquiera el spinoff de Lords of Shadows para 3DS supo evocar lo mejor de títulos como Dawn of Sorrow o Portrait of Ruin. Y Konami puso un freno luego de que el creativo Koji Igarashi abandonara la compañía para aventurarse en un proyecto propio. Esto, sumado al fracaso de Lords of Shadow 2, desarrollado por la española Mercurysteam, fueron razones suficientes para abandonar una saga que fue uno de los pilares de la industria por tantos años. Pero un rayo de luz esperanzador para los fans del género aparece en forma de Kickstarter.

Bloodstained es un regreso en forma para Igarashi y compañía quienes vuelven a las raíces de lo que hizo grande a la serie Castlevania. Escenarios gigantes con muchos niveles para explorar, un inventario de armas y experiencia junto con un diseño visual que recordará a muchos esa obra maestra que es Symphony of the night. La realidad es que es difícil hablar de Bloodstained sin compararlo con el trabajo que volvió a IGA una de las luminarias del game design. Y Curse of the moon, esta especie de precuela que se lanzó para varias plataformas no tiene ningún miedo a la hora de mostrar esa influencia en su apartado artístico como jugable. La primera entrega de esta nueva saga es un regreso en forma a una época donde la dificultad no se media por cuan “Dark Souls” sos sino por cuántas vidas podrías perder al calcular mal un salto o un latigazo.

En Curse of the Moon nos ponemos en la piel de Zangetsu, un cazador de demonios que tiene un gran desdén hacia estas criaturas. Al sentir el aura de una gran presencia demoniaca, comienza su aventura. Junto a otros personajes llamados Miriam, Alfred y Gebel, harán lo imposible para detener a Gremory, el enemigo final de esta precuela que nos dirige hacia lo que sera el proximo Ritual of the Night. Si bien la historia es básica, contar más detalles entraría en materia de spoilers para lo que va a ser el próximo título en la serie de Bloodstained. Lo más interesante es que cada personaje posee una personalidad distintiva a través de su diseño y set de habilidades que hace que nos encariñamos más con uno u otro. Lejos están de ser cascarones vacíos como excusas para llegar al final del nivel.

Una aventura exigente, como las de antaño.

La mayor inspiración para este título viene de la mano de Castlevania III: Dracula’s Curse, donde, también, podíamos seleccionar varios personajes con diferentes habilidades. Y no solo en el apartado jugable podemos ver esta comparación sino que visualmente son bastante parecidos. Aun sin tener las limitaciones que marcaron a la generación de los 8 bits, está claro que Igarashi decidió dar un estilo visual muy marcado por la serie de Konami. Pero ahora hablemos de lo que hace único a Curse of the Moon, llevándolo más allá de ser un mero clon de la obra original de su creador (algo que, por desgracia, pasó con Inafune y su Mighty N°9).

Como se dijo previamente podemos seleccionar entre cuatro personajes diferentes, los cuales se irán desbloqueando al avanzar los niveles. Comenzaremos con Zangetsu, el cual posee una espada y las habilidades más clásicas. Personalmente, mi favorita fue Miriam, la cual posee un látigo, movimientos especiales como cuchillos y un hacha gigante, un salto más alto y la posibilidad de hacer un barrido para pasar por lugares estrechos. Por otro lado, Alfred fue con el que menos me pude identificar puesto que tiene unos movimientos toscos, y su ataque es un bastón con poco alcance, pero su poder es capaz de traspasar a otro protagonista por lo cual es muy útil a la hora de luchar contra jefes. Y por último está Gebel el cual tiene la capacidad de transformarse en murciélago y volar para llegar a zonas inalcanzables, pero también con un ataque débil que consta de lanzar sus quirópteros amigos. Lo cierto es que hay un estilo de juego para cada uno y si logramos balancear estratégicamente entre todos ellos, avanzar por los escenarios puede ser más una gozada. Pero cuidado porque si uno pierde la vida, no podremos usarlo hasta ver la pantalla de Game Over.

Curse of the Moon no es particularmente largo, pero tiene un alto nivel rejugable. Por un lado podemos elegir entre una dificultad casual o veterana, este último refiriéndose a una experiencia cercana a la que proponen los juegos de la época de NES. No solo varía la cantidad de daño que podemos recibir de los enemigos o lo permisivo que pueda ser el juego a la hora de perder vidas y continuar, sino que hay pequeños detalles como el hecho de ser lanzado hacia atrás cuando recibimos daño, algo que caracterizaba a Castlevania en sus comienzos por hacer más difícil las plataformas. En ese sentido, Bloodstained no tiene nada que envidiarle porque el diseño de niveles es variado y aun cuando nos encontramos con un salto imposible de realizar o adversarios poderosos, al final tendremos esa sensación de gratificación al haber sorteado los obstáculos, una sensación particular que en la era de los 8 Bits se encontraba en casi cualquier título.

Para los amantes de lo retro, el apartado artístico de Curse of the Moon no sólo replica lo mejor de la época sino que también hace cosas imposibles en su momento sin dejar de lado el toque nostálgico. Los sprites de los personajes y los enemigos son grandes y coloridos, haciendo contraste con la paleta de colores de los escenarios, lo cual evita que nos confundamos entre quienes son adversarios, plataformas o incluso secretos. La música no tiene nada que envidiarle a la mejor banda sonora chiptune con canciones memorables y características del género. Se nota el cuidado que se puso en hacer que este Bloodstained se sienta como un cartucho perdido, como una especie de cápsula del tiempo pero actualizada para sacar provecho de la tecnología actual. Algo así como lo que se vio en su momento con el gran Shovel Knight.

Puro homenaje a Castlevania más clásico en 8 bits.

Bloodstained: Curse of the Moon es un tentempié tan interesante como entretenido mientras esperamos para el plato principal: Ritual of the Night. No solo sirve como precuela con un giro interesante en su historia, sino también para llenar esa hambre por el género “metroidvania” que los fans nunca pueden saciar. Inti Creates nos deja un juego que no solo complacerá a los veteranos sino a los casuales (como bien su dificultad indica) con una experiencia que, gracias también a su corta duración, hace que queramos rejugarlo una y otra vez para encontrar sus secretos, completarlo al 100% o porque simplemente es un título entretenido al cual regresar cuando no sabemos que jugar y queremos algo rápido, sobretodo en sus versiones de Nintendo Switch, PS Vita y 3DS. Ahora solo resta ver si su secuela cumple con todo lo prometido y estamos ante el comienzo de otra leyenda como lo fue Castlevania en su momento.

https://www.youtube.com/watch?v=fHyAPm-vwQU
Bloodstained: Curse of the Moon

Revisado en PC, Nintendo Switch
No lleva mucho tiempo completarlo como un casual, pero en su mayor dificultad es un reto tanto enriquecedor como divertido. Sólo una entrada para el plato principal: la próxima obra del gran Koji Igarashi. Muy recomendado tanto para fans de las sagas que lo inspiraron como para aquellos que quieren adentrarse en este género.

Más actual que nunca

Developer:
Inti Creates
Publisher:
Inti Creates
Plataformas:
PS4, PS Vita,
Xbox One, PC,
Nintendo Switch, 3DS
Lanzamiento:
24 de Mayo
2018
Gino Marcellino

Autor Gino Marcellino

Redactor. Twitter

Más notas de Gino Marcellino

Hacemos

GamePod :

SEBASTIÁN CIGARRETA

Director y Editor de Contenidos

Stream Host

    

RODRIGO VILLARRUEL

Director Creativo & Diseño

Contenidos

  

GERMÁN RAFFO

Redactor

    

RODRIGO SCARLATA

Redactor

    

IGNACIO OSTERTAG

Redactor

    

FRANCO BORGOGNA

Redactor

     

GINO MARCELLINO

Redactor

     

AXEL BOSSO

Redactor

     

LEONARDO ABOY

Desarrollo Web